Un restaurante para celebrar

Rabo-de-toro_DondeMarian
La receta de Donde Marian: Rabo de toro
11/05/2018
Tarta-de-limon_DondeMarian
La receta de Donde Marian: Tarta de limón
04/06/2018
Mostrar todo

Un restaurante para celebrar

un-restaurante-para-celebrar_DondeMarian

En el restaurante Donde Marian somos mucho de celebrar, nos encanta reunir a nuestra gente en torno a una mesa y nunca faltan motivos para hacerlo. Llevamos más de dos décadas siendo un punto de encuentro de reuniones de trabajo y eventos de pequeño formato. Será por nuestra cocina del norte, será porque apostamos por los productos de temporada o por ser una joya escondida en el centro de Madrid. Sea como sea, el restaurante se presta a acoger todo tipo de encuentros.

Las empresas, tal y como os comentamos, buscan un espacio acogedor y apuestan por el caballo ganador, es decir, no quieres arriesgarse. Y en nuestra cocina del norte siempre encuentran platos tradicionales con los que aciertan seguro. Este tipo de cliente suele ser bastante austero pidiendo y la ensaladilla rusa, las alubias rojas de Tolosa “impresionantes”, la merluza (en distintas elaboraciones) o el solomillo son los platos más demandados. Al tener dos salas diferenciadas, solemos habilitar una, otra o ambas en función de cada grupo. En este caso, también las empresas cuentan con puntos de conexión HDMI, lo que les facilita cualquier tipo de presentación.

Pero Donde Marian no solo es un punto de encuentro entre profesionales, sino también un restaurante para eventos sociales. Por ejemplo, las comuniones, que preparamos (igualmente) a medida. Suelen ser muy tradicionales y familiares, como si lo celebraran en casa. Por la capacidad del propio local, el límite máximo se concreta en unas 50 o 60 personas. Aquí los protagonistas son los niños, por lo que creamos menús especiales para ellos que incluyen, entre otras cosas, tortilla, croquetas, pollo empanado o arroz con chorizo.

Las familias suelen encargarse de traer algún mago o monitor que amenice las sobremesas de los más pequeños. La terraza interior, a la cual solo se puede acceder desde dentro, se convierte en su zona de juegos. Y los padres encantados, claro.